Logo Metas Siglo XXI  
25 de Mayo 749 - 2º of.7
(1002) Cdad. Auton. de Bs. As. Argentina
Tel. +54 11 4311 6888
Fax +54 11 4311 2274
info@metas.org.ar
 
Grandes Metas Públicas > CAMINOS RURALES
 
GRANDES METAS
PÚBLICAS


CAMINOS RURALES



Resumen Ejecutivo

Los caminos rurales configuran los vasos capilares que permiten acceder a todos los confines del territorio. El país tiene apenas 57.000 km. de caminos pavimentados. La meta es pavimentar 100.000 km de caminos rurales para vincular a todos los pueblos y comunidades aislados por el barro y abrir nuevas regiones a la producción expandiendo la frontera agrícola, ganadera y forestal. Industrias vitales y de gran potencialidad como la forestal y la láctea dependen necesariamente de esta conectividad. Esta meta supone una inversión equivalente a US$ 20.000 millones, que se encuentra incluida en este programa de desarrollo mediante la afectación de una parte del actual impuesto al combustible.

 


1.- Introducción

Nuestra futura Red de Autopistas Inteligentes, cuyo Proyecto tiene estado legislativo en el Congreso de la Nación, necesita integrarse con la ejecución de caminos rurales que permitan acceder a todas las poblaciones y áreas de producción. La Red de Autopistas es el equivalente de las grandes arterias del sistema circulatorio que deben ser necesariamente complementadas con los vasos capilares que llegan a todas las células del organismo. Este rol deben cumplirlo los caminos rurales. Actividades tan importantes como la forestación o la industria láctea son inviables si no existe acceso permanente, mediante caminos pavimentados, a todas las áreas de producción.

2. Antecedentes

Durante la presidencia de Arturo Frondizi (1958-1962) se realizó una profunda transformación del sistema de transporte terrestre. Sobre la base del estudio realizado por el Banco Mundial, conocido como Plan Larkin, se levantaron muchos ramales ferroviarios que resultaban improductivos. El Plan Larkin planteaba en todos los casos la necesidad de reemplazar los ramales levantados por caminos pavimentados de tránsito permanente.

En apenas cuatro años se pavimentaron 10.000 km de rutas y accesos a las localidades a las que se les suprimía el servicio ferroviario. En la década de 1990, se suprimió la totalidad de los servicios ferroviarios de pasajeros de larga distancia. El Gobierno se vio obligado a tomar esta drástica decisión por el pésimo estado de las vías férreas que desaconsejaba la circulación de trenes de pasajeros por razones de seguridad. Sin embargo, faltó algo vital: a diferencia de la política de Frondizi, que era integral y reemplazaba el ferrocarril con un acceso pavimentado, en los años noventa se clausuró el servicio sin adoptarse previsiones para pavimentar un acceso alternativo de carácter permanente. Se hizo lo fácil: suprimir el servicio sin ofrecer una solución alternativa a centenares de localidades que quedaron aisladas, cuya consecuencia es un proceso de abandono de los pueblos por parte de sus habitantes.

 Esto genera dos tipos de problemas: por un lado, se desaprovechan viviendas y equipamiento de localidades que alojaban a centenares de miles de habitantes. Por otro, los que emigran, generalmente se instalan en áreas marginales de las grandes ciudades, las que no pueden satisfacer esa nueva y creciente demanda. El balance es francamente negativo porque las ciudades que reciben estas migraciones terminan gastando mucho más en seguridad, en salud, etc., y la calidad de vida que alcanzan esas familias desarraigadas es cada vez peor. Las ciudades se hacen cada vez más violentas y recae un peso mayor sobre la seguridad, los hospitales y los servicios.

4.- Es indispensable encarar la solución de fondo

Para frenar estas migraciones internas y retener a la población es esencial darles transporte permanente mediante caminos pavimentados que constituyen el lazo vital con la civilización.

Por otra parte, regiones productivas necesitan del pavimento para mejorar su eficiencia y acceder a los mercados para la venta de productos perecederos. Por ejemplo, las cuencas lecheras.

Nuestro desarrollo vial es a todas luces insuficiente: para un territorio de casi 3 millones de km2 contamos apenas con 57.000 km de caminos pavimentados. Estados Unidos, cuya superficie es 3 veces mayor, tiene 6,3 millones de km de carreteras pavimentadas. Para lograr la misma accesibilidad del territorio que hoy tiene Estados Unidos, Argentina debería construir alrededor de  2 millones de km de caminos pavimentados, cifra que aparece como inalcanzable frente a los escasos 57.000 km que hoy tenemos. La comparación ayuda a poner en escala el problema y nos enfrenta al compromiso de hallar la solución cuanto antes.
En muchos casos será suficiente, para los caminos rurales, una calzada de 3,65 metros de ancho, como se hizo en la década de 1930 en la provincia de Buenos Aires. Esta sigue siendo una práctica habitual en Estados Unidos en zonas rurales de muy bajo caudal de tránsito.

La meta es pavimentar 100.000 km de caminos rurales para vincular a todos los pueblos y comunidades aislados por el barro y abrir nuevas regiones a la producción expandiendo la frontera agrícola, ganadera y forestal.

Esta meta supone una inversión equivalente a US$ 20.000 millones que se encuentra incluida en este programa de desarrollo, mediante la afectación de una parte del actual impuesto al combustible.

La mecánica prevista es análoga a la propuesta para la Red Federal de Autopistas. Los caminos rurales se construirán con inversión privada que se recuperará con una tasa equivalente a US$ 8,20 centavos por litro de combustible, aplicada durante 30 años. Esto generará una cuota anual equivalente a 1948 millones de dólares, suficiente para amortizar la inversión total requerida, con una tasa real del 6 por ciento anual. El mantenimiento se cubrirá con la securitización de la tasa vial que ya perciben las jurisdicciones locales.






 

Copyright © 2007 FUNDACION METAS SIGLO XXI. Todos los derechos reservados.
logo mil


Meta
| Introducción | Antecedentes | Consejo de Administración | Declaración de Principios | Contacto | Ver Video